El viejo y el mar






"Era demasiado bueno para durar, pensó. Ahora pienso que ojalá hubiera sido un sueño y que jamás hubiera pescado al pez y que me hallara solo en la cama sobre los periódicos.
--Pero el hombre no está hecho para la derrota --dijo--. Un hombre puede ser destruido, pero no derrotado."




Breve novela de Ernest Hemingway publicada en 1952. Fue su último trabajo de ficción importante publicado en vida y posiblemente una de sus obras más famosas. Aunque la novela es muy criticada, creo que contagia al lector todos los sentimientos que aparecen como el de humildad, esperanza, derrota o soledad y paciencia. Utiliza palabras sencillas y de la jerga del mar que engancha por su espontaneidad.


El Viejo y el mar, es la historia de una lucha desde un pequeño esquife durante tres días, de un anciano cubano que lleva viviendo del mar toda su vida y que sueña con los leones de las playas africanas, frente a la mayor captura a la que se haya enfrentado. El océano aparece como su compañero de viaje y enemigo al mismo tiempo, siendo además todas sus esperanzas. La lucha de un perdedor, el nuevo fracaso y como se acepta de tal forma que la batalla perdida sea la física y no la moral, hacen de este pequeño cuento algo jugoso.
"Escupió al océano y dijo:
-Comeos eso, Galanos. Y soñad con que habéis matado a un hombre.
[...]
No es tan mala derrota, pensó. Nunca pensé que fuese tan fácil. ¿Y qué es lo que te ha vencido, viejo?
-Nada -dijo en voz alta. -Fui demasiado mar adentro."

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada